Eugeas el narrador de esta historia está listo para casarse con Berenice si prima. Eugeas sufre de constantes ataques de ensimismamiento. A su prometida Berenice se le deteriora todo su cuerpo dejando nada más sus bellos dientes. Eugeas por su enfermedad sufre una obsesión por los dientes de Berenice y tristemente ella muere. Luego de su muerte uno de sus mayordomos descubre que la tumba de Berenice ha sido profanada, Eugeas lo mas antes posible va a la tumba de Berenice donde encuentra que ella esta ensangrentada, aparatos de dentista a su alrededor y una caja con todos sus hermosos dientes, ahí es cuando Eugeas descubre que su amada Berenice fue entregada viva.

Anuncios